5 de junio de 2010

2º entrega

Suplemento Dietario





Avío: todo elemento que hace al armado de la prenda pero que no es ni la tela base ni la forrería. Encontramos entre ellos los botones, la entretela, el hilo, cierres, etiquetas y muchos más. También entran aquí todos los elementos de ornamentación como ser las tachas.


Cartera: la cartera en indumentaría es más que un lugar donde guardamos las llaves, el celular, la billetera y demás, la verdad es que en la cartera lo que vamos a encontrar son botones u ojales y algún que otro cierre. Por más raro que suene, hay prendas como camisas, chombas, pantalones y polleras que llevan dos piezas de moldería llamadas carteras, que sirven de sustento y, a veces, de escondite a los avíos que aseguran el acceso a las prendas.

En lo que es tejido plano suelen ir entreteladas para otorgarles rigidez y estabilidad, hay que tener en cuenta que son manipuladas con fuerza constantemente.





Fibra: es el comienzo de cualquier prenda, ya que, sea tejida o no, absolutamente todas las telas parten de filamentos susceptibles a ser hilados. La clasificación básica consta de tres categorías: naturales (vegetales, animales y minerales), artificiales (producidas por el hombre a partir de elementos naturales) y sintéticas (producidas por el hombre a partir de polímeros, es decir, derivados del petróleo).

A tener en cuenta: la peletería y la marroquinería salen de esta clasificación, si bien sus productos son textiles no son telas.


Modal: a diferencia de lo que muchos creen, cuando hablamos de modal no hablamos de una tela sino de una fibra artificial. Su materia prima es la celulosa proveniente de los árboles de haya, la cual es disuelta y tras una seguidilla de procesos químicos es extruida y así llega a ser un hilo susceptible a ser tejido. A diferencia se su fibra hermana, el Tencel, el proceso de obtención del Modal es altamente contaminante, genera residuos tóxicos y deforestación.


Si bien es una fibra con muy buena mano (es suave, asedada), buena solidez de color y buena estabilidad dimensional, tiene un importante contra: el pilling. En las zonas de roce el modal genera esas pequeñas "bolitas" de material, esto es inevitable, pero puede ser utilizado como un plus, ya que una prenda que no general pilling definitivamente NO es modal, de modo que esta característica es la prueba de la verdad.


Uno de los productos de Modal más interesantes es el ModalSun. En el proceso de hilatura del mismo se incorpora un absorbente de radiación UV, de modo que al usar una prenda confeccionada con esta fibra no será necesario estar preocupandose por los rayos ultravioletas que puedan atravesar la ropa. La propuesta de uso está enfocada en ropa deportiva y para niños.



29 de mayo de 2010

SUMANDO LINEAS


A Haider Ackermann lo descubrí hace un par de cortos meses, pero apenas vi una prenda, me di cuenta de que primero no me lo iba a olvidar y, segundo, lo iba a empezar a ver más seguido.

Dicho y hecho, no solo encontré muchas críticas de su colección Otoño-Invierno '10-'11, sino que todas lo alababan. Bien merecido. Logró una buena cruza entre marroquinería, sastrería y lencería: solapas modificadas, grandes hombreras, cuero calado (similar a la puntilla), chaquetas con entalle corsetero y -cómo pasarlo por alto- un vestido final, enteramente calado al mejor estilo deshabillé. Y, como si todo esto fuera poco, propuso prendas desmontables, logrando la versatilidad que buscaba. "Quería que todo dependiera de la cliente" justificó el diseñador.

Ackerman maneja una silueta altamente femenina, entallada y compleja, que no hace más que beneficiar al cuerpo de una mujer. Si bien maneja una paleta acotada -negro, gris, marrón y crudo- con ella basta y sobra, lo lúgubre de sus colecciones no requiere más de lo que hay.

Ahora bien, la cuestión es cómo se las va a ingeniar este colombiano radicado en Bélgica para trasladar este mundo tan femenino a su linea para hombre sin perder la marca del diseñador. Interesante ¿no?

Ya quiero que sea 16 de Junio, momento en el que Haider va a estar presentando la colección pre Primavera '11 de mujer y algunas prendas de hombre en el marco de Pitti Immagine.




Por otro lado, Sir Paul Smith (Sir no es su primer nombre, se lo otorgó la realeza por su desempeño, además de haberlo nombrado comandante de la orden del imperio británico) vuelve al rubro niños, el cual había abandonado diez años atras.

Esta alegre vuelta incluye a niños de dos a doce años y a neonatos. Las prendas llevan la firma del diseñador, llenas de color y estampas, son ítems simples e infantiles, confeccionados con algodón orgánico.

Algo llamativo es el modo en el que maneja la sastrería infantil, es percibida como ropa para niños, no como ropa de adulto encogida, hecho poco frecuente en los días que corren.

La línea ya salió y está a la venta en el sitio de la marca, en el cual también es posible encontrar libros y juguetes.

26 de mayo de 2010

SWITCH ON SWITCH OFF apagando los mitos futuristas



Desde hace algunas décadas la indumentaria del futuro es imaginada como acromática y minimalista. Ahora bien a medida que nos acercamos a este supuesto futuro, confirmamos que esto no es así: el catsuit blanco ajustado con ciertos detalles plateados no aparece y menos aun el minimalismo.

En los últimos tiempos se puede ver un mayor detalle en la indumentaria, bordados, recortes, estampas recargadas, lentejuelas y tachas, podría decirse que se debe a la tendencia y por tanto a los ciclos de la moda, pero sin embargo hay diseñadores que adquieren fama por ser “futuristas” y estos no llegan al patrón antes nombrado, ni Hussein Chalayan ni Garreth Pugh se quedan en esta predicción.

La socióloga Susana Saulquin dice que la indumentaria del futuro se caracterizará por ser personalizada y única. Alberta Ferretti coincide y agrega que la mujer del tercer milenio será más independiente de la moda y hará uso de la misma en vez de ser usada por ella. Por otro lado, los ingenieros desarrollan día a día más textiles inteligentes, así el futuro está en los nanotubos y en los impulsos eléctricos. No obstante la recurrencia al vintage podría derrumbar esta teoría, pero nunca hay que subestimar el temor a lo nuevo y la consiguiente vuelta a lo viejo, a la ropa de nuestros ancestros a modo de refugio seguro. Ya lo vaticinaba Freud al decir que “nos inclinamos a ver en el estado de angustia una reproducción del trauma del nacimiento”, el mismo se genera por la dificultad para respirar, de modo que el deseo del neonato es volver al útero materno. Entonces el hecho de buscar la ropa de nuestro padres, abuelos u otros predecesores o incluso comprar prendas usadas responde al mismo estímulo.

Más allá de lo anterior, la fascinación que generó la colección de Chalayan, llena de cables y microchips, indica un avance en estos campos. Una aceptación generalizada que, además de mostrar apertura mental, deroga el inexistente parámetro futurista de minimalismo acromático.

En su colección Primavera-Verano de 2007, Chalayan muestra prendas interactivas y visualmente agradables, funcionales por sobre todo: vestidos de día que mágicamente se convierten en conjuntos de noche. Todo se esconde debajo de la tela, un cablerío conectado con microchips activa el funcionamiento de los ropajes ¿qué mas futurista que una prenda que cambia de forma con tan solo apretar un botón? Sí, hay prendas más futurista, pero la acción sucede a escala microscópica: tops deportivos que se ajustan según el ritmo del ejercicio, ropa interior que mide la actividad hormonal para luego avisar qué etapa del ciclo menstrual se está transitando e incluso camperas que te hacen “invisible”, esto hay que agradecerselo a los textiles inteligentes.

Son estos últimos los que permitirán jugar realmente a futuro con la apariencia personal, será posible cambiar estampas a medida que pasen las horas del día o incluso modificar el largo o ancho de una pollera. Teniendo en cuenta estos avances y su rápida difusión no hay motivo para decir que el uniforme es el

futuro.

A esto se le suman los nuevos tintes para telas, con mayor solidez al sol y a los lavados, los nuevos jabones para ropa, diseñados especialmente para mantener el color y los tratamientos para telas como por ejemplo el coldblack, lanzado hace unos meses por Schoeller Technologies, el cual ademas de ofrecer protección contra los rayos UV, disminuye la absorción de rayos solares haciendo que las prendas oscuras no se calienten al ser expuestas al sol.

Como si todo lo anterior fuera poco, el surgimiento de blogs de street style en gran cantidad y su creciente fama a nivel mundial indica que el estilo personal es algo preciado y admirado en los días que corren, si bien también es común ver chicas que copian el "look" que vieron en el monitor, eso no es uniformarse, porque la investigación sigue, lo que genera el desarrollo de la estética personal. Se toma el consejo y luego es adaptado al gusto de cada uno.

Dijo Gilles Lipovetsky en su libro El Imperio de lo Efímero: "Hoy en día nos vestimos mas para nosotros, mas en función de nuestros gustos que en términos de un obligatorio uniforme estándar. Por siglos, los individuos podían encontrar autonomía solamente en las decisiones de estilo y variantes; la estética estándar subyacente no era accesible al ejercicio de la libertad individual". De modo que si ya se cambiaron los estándares, la tecnología sigue avanzando y los diseñadores continúan creando, solo seguir imaginando y produciendo, así no llegará un futuro gris.


Hussein Chalayan es un diseñador inglés nacido en 1970 en Nicosia. Estudió en la Central Saint Martins y su tesis generó un gran revuelo, las prendas fueron enterradas en el patio de su casa junto a elementos metálicos.

A la hora de diseñar, este creador toma en cuenta la forma en que funciona el cuerpo en el espacio que lo rodea, sea ya físico, volumen, entorno o circunstancias socioculturales.

Junto a McQueen y a Berardi crearon el "London look".

"Las tendencias son aburridas y no trascienden. A mi me interesa la ropa, no la moda"

24 de mayo de 2010

SUPLEMENTO DIETARIO

el glosario que necesitas para seguir engordando tu vocabulario de moda

y porque la información es para todos


Alta costura surge en 1860 con Charles Frederick Worth, cuando los burgueses derogan las leyes suntuarias de la nobleza y ponen en vigencia el privilegio del dinero en vez del privilegio del nacimiento.

Para que un diseñador sea considerado entre las casas de Alta Costura debe ser aprobado por la Cámara Sindical de Alta Costura de París, la cual tiene los siguientes requisitos:

Confeccionar prendas a medida con diseños exclusivos

Un desfile por temporada, en el haya 50 pasadas

Hechura a mano, la máquina se permite en hombros y laterales

El taller debe ubicarse en la “maison”, en el cual debe haber al menos 20 operarios

Se permite una cantidad limitada de pruebas de la prenda: entre 4 y 16

El traje debe costar entre 16.000 y 60.000 euros

La prenda debe llevar entre 100 y 1.000 horas de trabajo artesanal

Cada modelo debe ser previamente confeccionado en lino, algodón o muselina


Ciclos de la moda se dan cada 18 años, esto se debe al complejo de Edipo: entre los 3 y los 5 años de edad, los niños usan la ropa de su madre o padre para ocupar su lugar. Este fenómeno se repite a los 9 y a los 18 años, esta última vez determina la superación, de modo que para el adolescente es placentero utilizar la ropa que usaba su padre o madre cuando era más joven.

Este ciclo se abre en cuatro ciclos más cortos:

Novedad (cuatro años): es cuando recién sale la tendencia y la poseen unos pocos con, posiblemente, alto nivel adquisitivo.

Furor (cuatro años): se da cuando la tendencia llega a casi todos, la vemos en todos lados.

Declinación (cuatro años): el estilo o la prenda ya es poco deseada.

Latencia (doce años): deja de ser “EL” ítem, pero aparece en ciertos casos.

Otro dato a tener en cuenta es que la vuelta no se da en los tres soportes (textura, forma y color) sino en dos de ellos.


Moda cambio periódico de vestimenta en determinado tiempo y lugar. Surge de tendencias dictadas por centros productores, las cuales son usadas por grandes grupos de personas. Surge en la segunda mitad del siglo XIV, con la diferenciación entre vestido masculino y femenino.


Tejido plano los hilos de trama (horizontal) y de urdimbre (vertical) se cruzan en ángulos de 90 grados para formar la tela. No tiene elasticidad por naturaleza, pero si es tejido con un elastómero como la Lycra, la adquiere. Los más comunes son el denim, el raso, la tafeta, el corderoy y el poplín. Su taza de encogimiento es de 2%.


Tejido de punto los hay de dos tipos: por trama o por urdimbre. El primero tiene mayor elasticidad y la dirección de los hilos es horizontal; el segundo es menos elástico y los hilos van en dirección vertical. Los más comunes son el jersey, el piqué, el ribb, el morley y el interlock Su taza de encogimiento es del 5%.



Para evitar confusiones ¡NO COMPRES ALGODÓN POR LINO! El lino es una fibra muy noble, si bien no es barata, es muy fina. Se arruga muy fácilmente. Su proceso de obtención es altamente complicado y lleva tiempo, de modo que los productos que se obtienen nunca serán económicos. Su textura es suave y fría.

De modo que si estas buscando lino real, acordate de estas características y SIEMPRE mirá la etiqueta, ahí suponen estar las especificaciones

de la prenda, ya sea composición, lavado, secado u otros datos.

Se ha producido un error en este gadget.