18 de abril de 2013

Nunca sigas los consejos de alguien que no sabe nada

No sé nada de maquillaje. Nada. Hace cuatro años tomé una clase de automaquillaje en Regina, pero, como mi mala suerte dicta, terminó siendo una hora y media de una chica barnizándome la cara con productos que minutos después trataría de venderme (no compré ninguno). Mi mamá no se maquillaba, así que no tuve esos dulces recuerdos de mirar el espejo desde la puerta y fantasear con el momento en el que adoptar esa romántica rutina se hiciera real. Nada de eso, la vida me hizo una inexperta total en cuestiones de estética femenina. Tan poco adentrada en estos asuntos estoy que más de una vez (o sea, todas las noches de juerga) me fui a dormir con la cara pintada. Por esto, nunca tomen mis enseñanzas de maquillaje como palabra mayor, NUNCA.
Pero sé que más de una de mis lectoras quiere saber este tipo de cosas que a mi me tienen con poco cuidado, así que esta tarde fui a absorber conocimiento y les traigo un informe (poco) minucioso. Estuve en Lidherma hablando con una especialista por lo que no se hagan problema, todo lo que diga hoy, no es invento mío.
Primera ley de oro, ya la sabemos todas, nunca te vayas a dormir maquillada. A esto le sigue: hidratate la cara siempre, aunque tengas cutis graso como yo (hay emulsiones especiales para ese tipo de piel). Después, si te vas a maquillar, prepará la piel con alguna crema humectante (la de Lidherma se llama Texture). Aplicá la base instantáneamente (así corre mejor, gastas menos base y la piel respira más -GRAN tip-). Y ahora cada una sigue con su rutina favorita.
Otra cosa que me enseñaron es que cualquier maquillaje a prueba de agua sale con soluciones oleosas. O sea, no se gasten con los pañitos porque no lo lograrán.
Detalle de la marca que tampoco conocía: si bien la fabricación es en suelo nacional los activos son todos importados. Es decir, calidad y disponibilidad asegurada. Todavía no probé nada así que por el momento lo único que puedo recomendar es la data que me dieron. Lo que sí les voy a decir es que el Skinbooster hidratante (crema súper súper liviana para las caras como la mía) está zarpada, me puse un poco en la mano y en la cara, se absorbe instantáneamente y no deja película grasosa ni nada de eso que odiamos.

Me fui con souvenir y todo (abajo está el libro que estoy deglutiendo, lo súper recomiendo)

Se ha producido un error en este gadget.